Yo soy la resurrección y la vida; El que vive y cree en mí nunca morirá.
JUAN 11:25

 

Recordemos a nuestro hermano fallecido en gratitud y oración.

Nuestro Divino Salvador ha llamado a la vida eterna


 

P. Karl Hoffmann

RIP: 15/12/2020 - Berlin

El P. Karl Hoffmann nació en la Fiesta de la Presentación del Señor, el 2 de febrero de 1940, en Berlín- Dahlem y unos días después, el 11 de febrero de 1940, Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, fue bautizado. En 1944, al final de la Segunda Guerra Mundial, su familia fue evacuada y, proveniente de Berlín, llegó a Haren an der Ems, al norte de Meppen. De regreso a Berlín, asistió a la escuela de 1946 a 1958, incluida la escuela secundaria de comerciales. Recibió su Primera Comunión el 16 de abril de 1950 en la Iglesia dedicada al Salvador “Salvator”, en Berlín-Schmargendorf. Recibió el sacramento de la Confirmación el 13 de octubre de 1952. En 1958 comenzó un curso de capacitación de tres años como empleado de banco en Deutsche Bank de Berlín, que completó con éxito en 1961.
Siendo activo en el trabajo juvenil de la parroquia “Salvator”, los cohermanos, que eran responsables del servicio pastoral allí, lo animaron a ser salvatoriano. Quedó particularmente impresionado por el 78º Congreso Católico, que tuvo lugar en Berlín del 13 al 17 de agosto de 1958 en el que Karl pudo participar como líder juvenil y acólito. El lema de este evento “Nuestra preocupación es el ser humano - nuestra salvación es el Señor” tuvo un gran efecto en él y se convirtió en su lema personal.
Las experiencias de vida comunitaria, el trabajo con los jóvenes y el Congreso Católico lo llevaron a unirse a la Sociedad del Divino Salvador el 1 de abril de 1961. Primero, asistió a su escuela vocacional tardía en Kaltenborn-Jammelshofen (Eifel) y comenzó en la Fiesta de Mater Salvatoris, el 11 de octubre de 1963 el noviciado en la ciudad de Passau. Exactamente un año después, el 11 de octubre de 1964, se hizo miembro de la Sociedad, profesando. Posteriormente inició sus estudios de filosofía y teología en el Colegio Universitario Católico de Passau, que fueron interrumpidos en el semestre 1966-67, que completó en el Colegio Heythrop de los jesuitas cerca de Oxford. Con la profesión perpetua el 11 de octubre de 1969 y la ordenación diaconal el 1 de noviembre de 1969 por el obispo Anton Hofmann en la catedral de Passau, finalizó el período de su formación académica.
Karl Hoffmann hizo el año pastoral en Hildesheim. Como diácono, vivió y trabajó en la comunidad de los Salvatorianos que llevaban la parroquia de Liebfrauen en Hildesheim. Fue ordenado sacerdote allí el 6 de enero de 1971 por el obispo Heinrich Maria Jansen. El padre Karl celebró su primera misa el 10 de enero de 1971 en la Iglesia “Salvator”, en Berlín-Schmargendorf, y luego fue nombrado capellán de la parroquia de San Gottfried en Münster a partir del 1 de marzo de 1971. Aquí obtuvo una formación especial en consejería matrimonial, familiar y de vida y se ocupó del trabajo juvenil en la parroquia.
Después de haber terminado este servicio, el 31 de julio de 1977, asumió la responsabilidad de la parroquia de San Pío en Neuss el 1 de octubre de 1977 como párroco y también fue el superior de la comunidad salvatoriana. El 17 de enero de 1981 fue presentado para el cargo de superior y tesorero de la comunidad salvatoriana de Steinfeld (Eifel).
El XVII capítulo de la Provincia de Alemania del Norte se reunió del 26 al 30 de diciembre de 1985 en Horrem y eligió al Padre Karl Hoffmann como nuevo Provincial; el mandato comenzó el 1 de marzo de 1986. Inicialmente, también fue el superior de la comunidad en Colonia desde marzo de 1991 y al mismo tiempo, - con el traslado de la sede oficial a Münster - el superior de la comunidad de allí.
El XV Capítulo General de los Salvatorianos, que se reunió en Cracovia (PL) del 7 de julio al 6 de agosto de 1993, eligió al P. Karl Hoffmann como el IX superior general de la sociedad religiosa internacional, y asumió su servicio el 1 de noviembre de 1993 en Roma. Durante su mandato como Superior General, el Papa Juan Pablo II visitó la Casa Madre el 19 de marzo de 1999, lo que adelantó el proceso de beatificación de nuestro Fundador, el P. Francisco María de la Cruz Jordán. Incluso como Superior General, el P. Karl siempre fue pastor. Muchos cohermanos informan que les impresionó que el P. Karl, durante las visitas canónicas, siempre tomó la primera iniciativa de visitar a los cohermanos individuales en lugar de esperar a que ellos vinieran a verlo. Su amabilidad humana y su cercanía hicieron sentir a los cohermanos que el P. Karl era primero su cohermano y solo después su superior. En el mismo sentido, era muy importante para él dirigirse siempre a los cohermanos en la primera página de “Informationes SDS” para compartir sus pensamientos con ellos.
En 1999 entregó la responsabilidad de liderazgo a su vicario anterior, el P. Andreas Urbanski (+2019), y pudo comenzar un ‘período sabático’ en Suiza, que incluyó un estudio bíblico de cuatro meses en Israel. Regresó a su provincia de origen e incluso a su ciudad natal a principios de 2001 y nuevamente estuvo a cargo de la comunidad de los Salvatorianos en la ciudad de Berlín. El arzobispo Georg Cardinal Sterzinski lo nombró “Consejero espiritual de los asistentes pastorales y comunitarios” el 1 de enero de 2002 y como espiritual del Seminario del Arzobispo el 1 de septiembre de 2009. También fue confesor permanente en la Catedral Santa Eduvigis de Berlín. Durante muchos años, el padre Karl fue miembro del Consejo Presbiteral del Arzobispo de Berlín. El padre Karl tenía el don excepcional de ganar a las personas para Cristo y, como amigo paternal, permitirles experimentar el amor y la bondad que apareció en Cristo. Su manera fina, correcta, humana, amable y también reservada le permitió crear una atmósfera para las personas en la que pudieran prosperar. Ha llevado a cabo innumerables retiros durante todos los años de su servicio y de esta manera puso a las personas en contacto con Dios.
En 2018 le diagnosticaron demencia senil, por lo que pidió ser relevado de sus servicios oficiales en la Arquidiócesis de Berlín. Aunque la demencia aumentaba cada vez más, el padre Karl siempre mantuvo su bondad. Cada vez más dependía del apoyo y acompañamiento de sus cohermanos y amigos, a quienes siempre premiaba con una sonrisa y un “gracias”. En las últimas semanas de su peregrinaje terrenal, su fuerza física disminuyó significativamente. Durante una estancia en el hospital se contagió del virus Covid-19, donde el 15 de diciembre de 2020 el Salvador aceptó a su fiel servidor y nuestro querido cohermano el P. Karl.